Una historia de violencia. Opinión, crítica, reseña.

CONTIENE SPOILERS.

Valoración *****

Entre la secuencia con la que se abre Una historia de violencia (un niño asesinado por un adulto) y aquella con la que concluye (otra niña asumiendo los asesinatos de un adulto similar), Cronenberg dispone por el medio toda una carga de munición lista para ser disparada. Una subversión que le vale al canadiense para afrontar su particular Retorno al pasado. Sólo que con una vuelta de tuerca en clave familiar. El sprint contrarreloj, que se marca Vigo Mortenssen por los sofocantes campos de Indiana, para evitar que su familia sea atrapada por sus particulares errores del pasado, le sirve al director de Crash para darle una vuelta de 180 grados al patrón familiar. Aquí los padres de familia son asesinos, las faltas se lavan en casa y los sheriff no imponen la ley, la protegen. De la misma manera que Coppola redimió los pecados de Michael Corleone a través de la mirada cómplice de Diane Keaton en la secuencia final de El Padrino, Cronenberg exonera al cabeza de familia mediante los ojos inocentes de los hijos. Quizá así se entienda con más precisión el porqué de que sean dos escenas con niños las que abran y cierren la cinta. O también el hecho de que se incluya a mitad de metraje una secuencia en la que el hijo del protagonista asume la herencia paterna, disparando a Ed Harris (fantasma dickensiano de cara deforme), en un litúrgico rito masculino.

En cierto sentido toda la película sería ceremonial. Mortenssen sube peldaños, según va eliminando a todos los que vuelven para recordarle quien era, hasta acabar con su propio hermano, liberándose entonces de toda culpa. Una familia por la otra. Su vuelta al hogar, ya sin mácula, concluye con la cena lista para ser degustada. La escalofriante normalidad con la que la hija de Mortenssen recoge los platos de la mesa, pese a saber lo que es su padre, oculta no tanto la certeza de que este jamás volverá a utilizar un arma, sino la seguridad de saber que ha llegado a ser el cabeza de familia precisamente por haber disparado alguna vez una.

Lo mejor: La aparente facilidad con la que a Cronenberg le sale algo tan asfixiante.

Lo peor: Que se acuse a su realizador de haberse traicionado.

Artículos relacionados. Curiosidades de Cronenberg. Nacho Vegas, Cronenberg, Dean y las muertes escabrosas del cine. Crítica de Promesas del este.

Y para comentármelo en privado, esta es mi dirección: ysiestaveztequedaras@gmail.com

Anuncios

15 Respuestas a “Una historia de violencia. Opinión, crítica, reseña.

  1. Sí, sale airoso Cronenberg de un ejercicio narrativo simple, extremadamente simple, y él consigue elevarlo a una categoría superior. El thriller minimalista.

  2. La escena final de la película, esa familia reunida en silencio alrededor de la mesa, es todo una declaración de principios. Dice mucho más de la sociedad norteamericana que cualquier película de propaganda política barata.
    Saludos.

  3. Y a mi que me parece que es una peli de los más normal. Es como si ya la hubiera visto un millón de veces. Sient odiscrepar. Pero me pasa lo mismo con su última peli. Al final se resuelve todo de la forma más simple y sencilla.
    ¿Qué le vamos a hacer? así son las opiniones 🙂
    Un saludo

  4. TREMENDA PELI…YA ESPERO LA NUEVA EASTERN PROMISES..

  5. Pensemos, pensemos bien… A history of Violence, es sólo en apariencia, una película no-cronenbergiana. Empero les digo: no porque no aparezca una víscera se puede decir que una película no sea cronenbergiana. En primer lugar, cúantas películas de “horror venéreo” existen sin que sean cronebergianas. En segundo lugar, la estampa de este genio, rádica, más que en el contenido de sus imágenes, en el sistema que las relaciona. Así, la alteridad en Cronenberg siempre se infiltra como un virus, ya sea en La Mosca, Existenz, Videodrome o Crash y sume al personaje en una cadena fatal, trágica de sucesos que lo devuelven a su condición de monstruo ¿A caso no es exactamente el enfoque que le da el maestro a la violencia en History of Violence? El viaje de Tom Stall a Joey Cusack es similar al de Seth Brudle a Brundlefly. El cine de Cronenberg es el cine del proceso degenerativo y en eso, A History of Violence como Spider no son expceción a la regla. Lastimosamente no llegó a mis ojos Eastern Promises que la espero con una ansiedad de pre-púber gringa en la antesala al concierto de Britney Spears . Saludos desde Bolivia.

  6. Me parece un peliculón de principio a fin. Por todo.

    Parece una historia de los más normal (y puede que lo sea) pero está tan cojonudamente llevada a cabo que no creo que tenga nada que envidiar a triquiñuelas efectistas para lograr un buen resultado.

    Me gustó, me gustó mucho. Creo que la quiero volver a ver.
    A ver si la encuentro entre tantos dvds grabados que tengo desperdigados por el escritorio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s