2046. Un momento.

Era escritor, quería escribir sobre el futuro, pero en realidad era el pasado. En su novela, de vez en cuando un tren misterioso parte rumbo a 2046. Todos los pasajeros que se dirigen a ese lugar tienen el mismo objetivo, quieren recuperar la memoria perdida. Pues en 2046 nunca cambia nada. Nadie sabe realmente si eso es cierto, porque nadie, absolutamente nadie, ha regresado nunca. Con una excepción. Él estuvo allí. Se marchó voluntariamente. Quería cambiar.

(Chow Mo-wan, 2046)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.